14 jun. 2021
...

Mapa de la pobreza argentina: los números de los trabajadores de la economía popular




A través del Registro Nacional de Trabajadores y Trabajadoras de la Economía Popular (ReNaTEP) se pudo desglosar, entre otras cuestiones, las formas y tipos de trabajo de la economía que está fuera del mercado laboral formal.




Los datos de la Argentina más dolorosa dan cuenta que hay un 42% de pobreza y un 10,5% de indigencia. Y desde que hace 10 meses se creó el ReNaTEP (Registro Nacional de Trabajadores y Trabajadoras de la Economía Popular) se pudo hacer una radiografía sobre aquellas estadísticas que ahora da a conocer Mundo Gremial. Por ejemplo, al ReNaTEP se inscribieron 2.093.180, de los cuales el 95,7% son argentinos mayores de 18 años (el grupo más representativo con el 54% son personas comprendidas entre los 25 y los 45 años). Para poder inscribirse no deben emplear a terceros ni trabajar en relación de dependencia y deben desarrollar una actividad económica independiente en alguna de las siguientes ramas de la economía popular (la estadística indica la cantidad de trabajador@s que realizan esa actividad):


1. Servicios Socio Comunitarios (28,6%).

2. Comercio Popular y Trabajos en Espacios Públicos (13%).

3. Servicios Personales y otros oficios (30,7%).

4. Recuperación, Reciclado y Servicios Ambientales (3,9%).

5. Construcción e Infraestructura Social y Mejoramiento Ambiental (9,9%).

6. Industria Manufacturera (4,1%).

7. Agricultura Familiar y Campesina (8,6%).

8. Transporte y Almacenamiento (1,3%).


Estas 8 ramas se dividen en el formulario de inscripción en 69 ocupaciones y un rubro “otros”. En ese sentido cabe mencionar que si bien la amplia mayoría de la población inscripta optó por alguna de las ocupaciones propuestas en el formulario (69%) casi un tercio (31%), optó por la opción “otros”. Luego, el 16,9% de l@s inscript@s declaran como ocupación trabajar en comedores y merenderos comunitarios, un 6,9% en servicios de limpieza, un 4,7% en agricultura y 3,4% en la venta ambulante.


De ese registro, realizado entre el 16 de junio de 2020 y febrero de este año, se supo que la mayoría de los inscriptos son residentes de la provincia de Buenos Aires (representan el 35,7% seguido por Chaco con el 5,6%) y que son más mujeres que hombres (57,1% contra 42,9%) excepto en actividades como transporte y construcción. Dato: en el SIPA que registra a los asalariados privados es al revés: mujeres, 33%; mientras que los varones son el 67% de la masa trabajadora.


Si de educación hablamos, el 60,9% no completó los estudios obligatorios y en los casos en que sí lo hicieron solo el 28,7% culminó el secundario.


Se destaca que sólo el 22,4% de inscript@s percibe la Asignación Universal por Hijo (AUH) y el 22,1%, el programa Potenciar Trabajo, orientado principalmente a fortalecer e impulsar el trabajo que se desarrolla en la economía popular. Debido al bajo porcentaje “se puede pensar que, los trabajadores y las trabajadoras de la economía popular forman parte de una realidad que desborda a la política social y laboral y que por lo tanto se presentan como un importante desafío para nuestra gestión”, argumenta el dossier.


Informe Renatep – Mayo 2021 by Mundo Gremial on Scribd



Por otro lado, el documento señala que “en relación a los lugares principales de trabajo declarados, surge un claro predominio de los espacios domiciliarios ya sea en un hogar particular o en su propio domicilio. Esto se vincula a las características del trabajo auto-generado en las cuales las/os trabajadoras/es convierten sus medios personales en medios de trabajo y producción, incluyendo su propia vivienda”.


En la “Presentación” del documento, elaborado por el ministerio de Desarrollo Social y al que tuvo acceso Mundo Gremial y que lleva la firma de Emilio Pérsico en calidad de Secretario de Economía Social, justifica: “La inscripción abre la posibilidad de incorporarse al monotributo social, y de esa forma tener una factura para producir y vender y, al mismo tiempo, acceder a instrumentos de seguridad social. Queremos avanzar también en el acceso a programas de capacitación y acompañamiento, a redes de comercialización y a la obtención de herramientas crediticias y de inclusión financiera”. También sirve para saber la distribución territorial y las ramas de actividad en las cuales desarrollan sus tareas.


Más melódico, Pérsico considera que el ReNaTEP es una herramienta para “miles de poetas sociales que construyeron una teoría económica desde los saberes y con los fundamentos de la organización de las y los marginados de la patria (…) En este informe van a entrar en un mundo negro. La poesía social, esta nueva ciencia de la que nos habla el Papa Francisco, la escriben estos compañeros y compañeras que, sin capital, con su sagacidad y capacidad generan trabajo y producen el capital de su salario”.


Ya en la Introducción aborda que “la realidad social y laboral de las/os trabajadores/as de la economía popular se constituye en un desafío que merece ser abordado y atendido en clave de derechos, garantías y protecciones sociales”.


En las conclusiones esboza que los trabajador@s de la economía popular “producen mecanismos a través de los cuales complementan los servicios sociales del Estado en materia de educación, salud, cuidado, vivienda y hábitat, así como su acceso al mercado para la satisfacción de otras necesidades individuales y colectivas. También se puede reparar en el hecho que la economía popular es creadora de bienes y servicios, aún en condiciones de profundas desigualdades productivas, fiscales, crediticias y comerciales en relación a otras actividades del mercado”.


Por Pablo Maradei




11 may. 2021, by: FM 98.3

CONTENIDOS MULTIMEDIAS





add_one
add_one
add_one
add_one
add_one
add_one