25 jun. 2024
...

La traición de la tesorera y el vice: las insólitas elecciones en dos comunas del norte en las que se vuelve a votar



Aurelio Guillermo Andreu y Armando Quintana podrían ser los nombres de los personajes de una novela. 


Aunque ellos no son ficticios, existen y son las víctimas de una jugada política cruzada que se podría titular “La traición de la tesorera y el vicepresidente”. El resultado parece un juego, pero pudo ser real: el que gana, pierde, y el derrotado se consagra ganador.


El escenario donde se desarrolla la historia también es singular, el extremo norte de la provincia de Santa Fe, donde tienen enormes extensiones terratenientes extranjeros. Son las mismas tierras que ocupó La Forestal, la firma inglesa que explotó los bosques de quebracho santafesinos. La zona de la cuña boscosa, de suelos bajos y anegadizos, de lagunas y esteros que se conoce como los bajos submeridionales.


Golondrina y Cañada Ombú son dos localidades de menos de 500 habitantes en el departamento Vera, y están separadas entre sí por apenas unos 30 kilómetros. Ambas fueron intervenidas en enero por el gobierno de la provincia de Santa Fe, y el 11 de agosto de este año tendrán que volver a elegir a los tres miembros que serán por dos años sus autoridades comunales. En una de ellas incluso habrá elecciones internas el 9 de junio. 


Andreu y Quintana pertenecen a partidos diferentes, y ambos se impusieron en los comicios del 2023: el primero representó al frente Unidos y ganó en Golondrina con el 61 % de los votos y el segundo se postuló por Juntos Avancemos y triunfó más ajustadamente en Cañada Ombú, por 50 a 48 %. Pero en los pueblos no se elige directamente un nombre (como ocurre con los intendentes en las ciudades) —aunque en la boleta hay un candidato que prevalece sobre el resto—, sino a los miembros de una comisión, en este caso a tres (en comunas más grandes son cinco), que después tienen que elegir entre ellos al que preside.


Esa situación dio lugar a algo inesperado, una maniobra que si no se hacen cambios, debería ser bautizada, porque en Santa Fe parece tender a repetirse: en otro pueblo del departamento Vera se llegó a tiempo con las negociaciones y por eso no terminó alterándose el resultado electoral de la misma manera que en los dos mencionados.


Lo que permite cambiar el destino del voto general es simple: dos personas se ponen de acuerdo y alcanza con que un solo miembro de la comisión comunal electa cambie de opinión. En Cañada Ombú la candidata a tesorera, Natalia Soledad Ibáñez, votó al perdedor de las elecciones, Diego Speranza, dejando como vice a Quintana, que había salido claro ganador en los votos. Al ser sólo tres miembros, el voto de dos define quién será el presidente comunal, descontando que cada uno de los candidatos que se enfrentaron en la elección general se votan siempre a sí mismos. Así, el segundo de la lista ganadora, define. Lo lógico es que vote al candidato de su propia lista y eso en este caso no ocurrió.


En Golondrina, a Andreu no lo votó su compañera de lista y candidata a vicepresidenta, Iza Abigail Nair, quien de golpe prefirió a su rival del peronismo Diego Báez, que también votó por él mismo. En este caso el cambio de voto motivó que el presidente comunal sea quien consiguió el 35 % de votos, apenas 90, contra Aurelio que había sumado 158. Se agregaron denuncias policiales y penales que aseguran que hubo “intercambio de favores” a partir del cambio del voto.


Más ingenuamente, Iza Nair declaró que “en ningún momento supe en qué puesto me iban a poner, porque no tengo conocimiento de la política”. Dijo que “fue una sorpresa estar en un cargo importante; no lo podía creer. Me pidieron que participara porque necesitaban a alguien para completar la lista”, confesó. Deseó que “el pueblo mejore, porque está mal, por eso opté por un cambio, no me imaginé que se iba a armar todo esto”, reveló después del revuelo.


Asunción del interventor de la Comuna de Golondrina, desde la comisaría


Comuna cerrada, se asume en la comisaría

¿Es legal lo que pasó? Sí, porque la Constitución provincial no establece cómo deben votar los miembros electos de una comisión comunal. Sólo dice que deben elegir entre ellos a un presidente, un vice y un tesorero. No determina que en esa designación se tengan que respetar las mayorías obtenidas en las elecciones.


Por eso en los fundamentos de la intervención se puso el acento en que se violentó el voto popular (se habla de “conmoción” en la población), pero también en las “anomalías” que motivaron el enroque (de las que en el pueblo se habla mucho), y en la existencia de una “situación institucional subvertida” que se pretende normalizar.


Lo que pasó en la práctica es un trabado: un presidente comunal ganador no consagrado y un perdedor designado. En localidades pequeñas como estas donde no hay cajeros ni entidades bancarias, los sueldos se pagan en la comuna, y estaba cerrada. A tanto llegó el escándalo que cuando se designaron los interventores, en Golondrina tuvieron que asumir en la comisaría, y en Cañada Ombú, el ganador por los votos se enojó y se llevó el libro de actas a su casa para que no pudiera firmarse.


Aurelio Andreu ya había sido cuestionado años atrás, apenas asumió un anterior mandato en Golondrina. Lo denunciaron porque sólo estuvo unos días al frente de la comuna y luego se dedicó a trabajar en la estancia “Las Gamitas”, de más de cien mil hectáreas, propiedad del italiano Domingo Iannozzi, un productor que vive en Buenos Aires y cada tanto visita la zona en una avioneta particular. Los comentarios aseguran que El Tano estaría interesado en no pagar tanto de impuestos (la tasa que debe abonar ahora es equivalente al valor de dos litros de gasoil por hectárea).  


En los decretos que dispusieron las intervenciones se mencionan “hechos contrarios al régimen comunal”, denuncias que “ponen en serio riesgo la eficacia del gobierno”, la necesidad de “resguardar la institucionalidad respetando las estructuras de poder, fundamentales del Estado de derecho”, y la de “garantizar la representatividad y voluntad del pueblo”.


Fotografía: infovera.com.ar


La ética del senador

Las intervenciones de las dos comunas fueron resueltas en enero por el gobierno provincial mientras la Legislatura estaba en receso, pero después esa decisión fue avalada por los diputados y senadores, aunque salieron aprobadas con el voto contrario de los representantes del peronismo.


Al senador del departamento Vera, Osvaldo Sosa, le tocó leer los argumentos de esa negativa. Se encargó de resaltar que “no hay causal legal para la intervención”, habló de una “forzada interpretación” y dijo que “se violenta la autonomía comunal y se abre la puerta de ahora en más para intervenir a los gobiernos comunales con los que se tenga disconformidad política en sus decisiones”.


“En ningún caso una mala medida de excepción sería un remedio saludable para la institucionalidad provincial”, expresó, así como que “la ética no es prescindible en la función pública, pero el abuso de la legalidad tampoco es una compensación”.


Después de eso reconoció que “éticamente no está bien” lo que ocurrió en las dos comunas que pertenecen al departamento que representa. También objetó que uno de los interventores designados, Carlos Exequiel Domínguez, haya participado en Golondrina en las internas en las que perdió contra el ganador de su partido. Se le aclaró que ese interventor comisionado no va a participar de las próximas elecciones y seguirá con su trabajo como empleado del servicio de emergencias 107.


En los pasillos que frecuenta la política se comentó que el senador Sosa vivió en carne propia lo sucedido. “En un caso fue parte”, comentan dando a entender maliciosamente que alentó uno de los votos que se cambiaron, y “en el otro fue víctima”, en referencia a que fue perjudicado el candidato de su mismo partido (Quintana, en Cañada Ombú), a cuya frustrada asunción asistió.


Incluso en la sesión del Senado, Sosa comentó que el consagrado en el acuerdo de la comisión comunal (Speranza) le preguntó cuando se vieron en el frustrado acto de asunción qué le parecía lo que estaba pasando, y él le contestó: “Es legal pero no es ético”. Y reveló que el candidato elegido por dos votos de tres no dudó: “Me quedo con la legalidad, y usted quédese con la ética. Eso es lo que estamos castigando —dijo Sosa pareciendo avalar la decisión del gobierno en ese caso—, pero no tenemos atribuciones para hacerlo”, dijo retomando su negativa a las dos intervenciones.


Los comicios que nadie cubre

En Cañada Ombú están en condiciones de votar 494 ciudadanos, pero después del escándalo y la intervención hay acuerdo entre todos y habrá una sola lista de candidatos encabezada por quien ya fue designado interventor, Franco Daiam Huber, del frente Unidos, quien será entonces el nuevo presidente comunal. En las primeras elecciones había ganado Armando Quintana, de Juntos Avancemos, que ahora no se presenta.


Distinta es la situación en Golondrina, la más pequeña, pero donde hay mayor tensión. Se disponen a votar 367 vecinos, por eso los preparativos no son grandes: habrá dos mesas y un solo local de votación. Con todo, parece haber más interés político: el 10 % de la población es candidata (36 personas integran listas) y no sólo habrá disputa electoral entre los dos frentes, sino también una interna en la que Unidos dirimirá sus candidatos en las Paso del 9 de junio entre las listas: Puede y Adelante. El PJ va con una única nómina, “Juntos por Golondrina”, y el mismo candidato que perdió pero casi gana, Diego Báez.


Por Unidos se enfrentarán el presidente comunal Aurelio Andreu y un contrincante que promete ser más leal, Claudio Domínguez. Ya no está la segunda candidata Iza Abigail Nair, que cambió su voto y lo justificó en que quería un cambio para el pueblo. 


Para evitar que este tipo de situaciones se repita, en la Legislatura se presentó un proyecto para que se respete la voluntad popular y no se pueda dar vuelta el voto que define en los pueblos. Así, se corregiría este “vicio” legal para que siempre el presidente comunal sea el más votado y no como pasó ahora, que el que gana puede ser minoría sólo con que se pongan de acuerdo dos personas.






Por Daniel Abb


18 abr. 2024, by: FM 98.3

CONTENIDOS MULTIMEDIAS





add_one
add_one
add_one
add_one
add_one
add_one