25 jun. 2024
...

Suspendido y sin sueldo: ¿qué dice la letra chica de la sanción contra Edery?



La Legislatura aceptó en pleno y sin votos en contra la salida que la Comisión de Acuerdos encontró para comenzar a definir la suerte del fiscal Matías Edery. 


 Su nombre está en el epicentro de la crisis que desde mediados de 2023 atraviesa la Fiscalía Regional de Rosario, que debió ser intervenida por la fiscal general, María Cecilia Vranicich.

El jueves 18 de abril, a un mes de aquella medida tomada desde la cabeza del MPA, la sesión conjunta de ambas Cámaras le puso un plazo de inicio y de finalización a la suspensión que desde el 7 de marzo pesa sobre Edery.


Tras el pronunciamiento de los senadores por una parte y de los diputados por otra (en una misma sesión pero con la obligación de reunir el quórum en cada cuerpo) se fijó un límite a la sanción disciplinaria: 120 días, sin haberes.


Edery había sido provisoria y preventivamente suspendido con la mitad de su sueldo 30 días atrás, sin plazos. Sumado al mes que ya había pasado se completarán unos cinco meses fuera de su despacho en la Agencia de Criminalidad Organizada y Delitos Complejos, un área que ya había quedado en observación desde que se produjeron denuncias de otros fiscales de Rosario contra Edery.


Desde entonces, esas acusaciones al fiscal se bifurcaron. Por una parte, dentro del MPA el auditor general Leandro Mai avanzó en la investigación y al notar que había elementos que podrían constituir faltas graves elevó —como le ordena la ley— toda la información a la Comisión de Acuerdos, que produjo su dictamen y ahora fue votado por unanimidad. Pero por otra parte, las denuncias penales que se iniciaron en Rosario cambiaron de escenario para que su investigación no quede contaminada con lo que se consideró una interna en la Fiscalía Regional. Las fiscales Bárbara Ilera y María Laura Urquiza tienen el caso.


Con las novedades de esta semana, para Edery parece haber una perspectiva cierta de finalización respecto del juicio o avocamiento a que lo sometió Acuerdos. Pero hay una letra chica en lo que votaron diputados y senadores, que queda muy atrás del título de los cuatro meses de suspensión sin sueldo, y deja una puerta abierta para reabrir el asunto: todo dependerá de qué suceda en la investigación judicial.


Cuando el fiscal de Rosario estuvo en la Legislatura y habló unas tres horas con senadores y diputados, en diálogo con los cronistas parlamentarios se mostró totalmente confiado en que también el proceso judicial se inclinará a su favor. En los pasillos de la Legislatura se dice que su defensa en persona, las declaraciones del gobernador Maximiliano Pullaro respaldándolo e insistentes llamados desde la Casa Gris a los legisladores colaboraron para que no hubiera una expulsión del MPA. Habrá que ver qué sucede en el ámbito judicial.


Lo convenido

El dictamen de Acuerdos que logró el consenso de todos los sectores políticos con representación parlamentaria dividió en dos los hechos que Mai le endilgó a Edery y que el diputado acusador Fabián Palo Oliver se limitó a trasladar a la bicameral.


Fue curioso: el ex intendente de Santo Tomé dijo luego de formular su acusación y pedir cuatro meses de suspensión que si antes hubiera podido oír al fiscal hubiera solicitado el archivo de los expedientes.


A la hora de votar, solo hubo una previsible abstención. La del senador justicialista Armando Traferri que tomó esa conducta “por motivos personales” en cada instancia de la que participó en la sesión conjunta y en Acuerdos. Edery contó a la prensa que quien fuera su acusado le hizo preguntas cuando el fiscal suspendido fue a defenderse.


El senador por San Lorenzo fue orgánico. Obedeció un acuerdo no escrito que se discutió en la comisión, en una reunión en la que estuvo ausente. Allí se convino que no haya discursos y no los hubo. Se guardó uno muy duro cuyos dardos no iban dirigidos a Edery sino a otro miembro de la Legislatura.



Por Luis Rodrigo


21 abr. 2024, by: FM 98.3

CONTENIDOS MULTIMEDIAS





add_one
add_one
add_one
add_one
add_one
add_one